Alce

Alce

Alce

En español se le conoce como alce bajo el nombre científico de Alces alces, mientras que en el idioma inglés se denomina moose (Alces americanus) para los que viven en América del Norte y elk (Alces alces) para los que habitan Europa. Pero elk es mayormente utilizado para referirse a otro tipo de ciervo, completamente diferente al alce y con un nombre científico propio.

Anatomía

El alce es un hermoso mamífero que ocupa el primer puesto en ser el cérvido más grande  que existe. Probablemente en las fotografías no logremos apreciar sus dimensiones, pero realmente es una criatura que asombra a cualquiera.

Es un animal con largas extremidades que le permiten un mejor movimiento sobre la nieve y dentro del agua. Su voluptuoso cuerpo conserva el calor que necesita para soportar las bajas temperaturas de su entorno, y sus pronunciados hombros encorvados están desarrollados para una razón muy importante: los huesos de la joroba ayudan a que los tendones y los músculos puedan soportar la pesada cabeza con astas.

Debajo del cuello tienen un colgajo de piel llamado campana que en los machos siempre es muy visible, mientras que en las hembras pocas veces logra apreciarse.

Descripción del alce

Macho con astas palmeadas y campana.

Muestran una coloración con varias tonalidades de marrón, desde claro hasta oscuro y un largo y grueso pelaje que los protege de las inclemencias del clima de su hábitat. Tienen grandes orejas y hocicos muy pronunciados de gran longitud con el labio superior más sobresaliente que el inferior.

Los huesos de la joroba ayudan a que los tendones y los músculos puedan soportar la pesada cabeza con astas.

Los individuos masculinos exponen enormes astas palmeadas que los distinguen como especie. Son las más grandes que cualquier otro mamífero en el mundo con su impresionante peso de hasta 35 kg. Estas astas se cubren de un suave terciopelo por un tiempo, pero cuando se han desarrollado completamente y comienza la temporada de apareamiento, la suave tela protectora se elimina. Para el resto de la temporada, sus enormes estructuras óseas sirven como armas y escudos para la lucha contra otros machos.

Los adultos son muy grandes, pues sus medidas corporales generales son de 1.4 m a 2.1 m de altura, con una longitud de 2.4 a 3.1 m y pesan de 200 kg a 700 kg., perteneciendo a los machos las máximas medidas. Por su parte, las crías nacen con peso de 11 a 15 kg. ¿Verdad que son enormes?

Alces_generos_sexuales

Distribución y hábitat

Habitan exclusivamente el hemisferio norte de la Tierra, distribuyéndose por regiones frías de América que incluye Canadá y los Estados Unidos (también Alaska). Así como también por Europa y Asia, abarcando Finlandia, Estonia, Rusia, Noruega, Polonia, entre otras naciones.

Habitan exclusivamente el hemisferio norte de la Tierra.

Por varios años los alces estuvieron ausentes del noreste de los Estados Unidos; esto por la destrucción de su hábitat natural. Pero hoy en día, las poblaciones se han desarrollado exitosamente y esa zona cuenta nuevamente con su presencia.

Su hábitat está conformado por bosques templados de frondosas y mixtos, sistemas montañosos, ríos, temperaturas moderadas y lluviosas y un gran ambiente con mucha vida animal y vegetal.

Comportamiento

No son animales agresivos durante todo el año, solo en temporadas de reproducción donde los machos compiten contra otros para determinar al que tendrá el beneficio de aparearse con las hembras. Esto se realiza mediante golpes de astas con la cabeza agachada, o bien, empujándose uno contra otro para medir la fuerza y resistencia de cada uno.

La mayor parte del tiempo llevan una vida con pocos incidentes. Se dedican mayormente a buscar comida, alimentarse, descansar, y en el caso de las hembras, a proteger a sus crías.

Cada grupo está liderado por un gran macho dominante que defiende a las hembras de otros intrusos masculinos.

En general, no son ciervos muy sociables y se alejan rápidamente cuando empiezan a observar que se van juntando numerosos compañeros. Las hembras actúan agresivamente si alguno se acerca demasiado. Cada grupo está liderado por un gran macho dominante que defiende a las hembras de otros intrusos masculinos, pero no forman harenes, es decir, no reúnen a un número determinado de hembras ni evitan que se marchen.

La vida de los alces da un pequeño giro durante el otoño. Pues sus días tienen menos sesiones de alimento o descanso; sus interacciones con otros alces son más frecuentes y presentan comportamientos que no se veían en meses anteriores.

Hábitat de los alces.

Hembra salvaje en Alberta, Canadá.

Alimentación

Estos herbívoros se alimentan de pequeñas ramas, tallos tiernos y cortezas de árboles, pero en verano se sumergen en los ríos y lagos para conseguir un poco de plantas acuáticas. Un individuo de 360 kg necesita comer alrededor de 32 kg por día para mantenerse saludable.

Un individuo de 360 kg necesita comer alrededor de 32 kg por día para mantenerse saludable.

Ingieren mayores cantidades de comida durante el verano para preparar reservas invernales.

Reproducción

Las hembras eligen a sus parejas sexuales masculinas de acuerdo al tamaño de sus astas, ya que ello les indica sobre su estado de salud y edad. Ellas evitan a los machos hasta que es momento de aparearse.

Movimientos corporales y vocalizaciones son útiles formas de comunicación durante la temporada. Los machos suelen ser silenciosos casi todo el año, pero en esta etapa, emiten sonidos únicos que se escuchan hasta 500 metros a la redonda.

Reproducción de los alces

Alce hembra junto a su par de crías.

Septiembre y octubre son los meses para comenzar el cortejo y el apareamiento. Como se mencionó anteriormente, el ejemplar masculino participa en la batalla de astas para premiarse con el acceso a las hembras en caso de resultar vencedor.

El período de gestación es de 230 – 240 días y las crías nacen cubiertas con un pelaje de tono rojizo, en contraste con los adultos marrones. Su vida útil es de 15 a 20 años.

Amenazas

Como amenazas que son parte de su naturaleza están los tigres siberianos, las manadas de lobos grises, los osos pardos y los agresivos pumas. Glotones capturan a las crías descuidadas y las orcas pueden atraparlos mientras cruzan las aguas del noroeste de América del Norte, aunque esto no es algo tan común.

No son presas fáciles y sus depredadores los atacan en caso de no encontrar otra fuente de comida. El tamaño de un alce adulto y el enorme escudo sobre su cabeza lo convierte en un blanco complicado.

Como problemática con relación al hombre, la alteración de su hábitat por actividad humana es la más preocupante. Prácticas agrícolas y forestales han acabado con extensas áreas de bosques boreales en el sur de Canadá y construcciones de carreteras atravesando los bosques son causa de accidentes mortales tanto de alces como de automovilistas.