Anatomía del Ciervo

Anatomía del Ciervo

Anatomía del Ciervo

Características generales

El ciervo posee una anatomía interna y externa bastante interesante. Cada especie presenta diferencias en su tamaño corporal, en la coloración, en la abundancia de pelaje, en sus patrones de manchas, en la forma de las extremidades, y por supuesto, en el diseño de las astas. La anatomía de un ciervo no sería la misma sin sus preciadas estructuras rígidas.

Astas

El tamaño, la forma y el número de puntos en una cornamenta de ciervo o venado raramente presenta una perfecta simetría. Existen cuernos cortos, cuernos ramificados y puntiagudos, así como cornamentas palmeadas como la de los alces.

Las anomalías en estas estructuras óseas no son tan comunes pero sí han sido vistas en la naturaleza. Esto puede deberse a lesiones realizadas durante el desarrollo de las astas en individuos jóvenes, o bien, por cuestiones genéticas. En el caso de esto último existe una elevada posibilidad de que se repita en futuras generaciones.

El tamaño y complejidad de las cornamentas tiene relación directamente proporcional con la calidad del semen.

Hay astas tan pequeñas como las del pudú de tan solo 6 cm de longitud; medianas como las del ciervo rojo con 1.15 m de largo; y enormes como las del alce, con un peso en conjunto de 35 kg.

Investigaciones han revelado que el tamaño y complejidad de las cornamentas tiene relación directamente proporcional con la calidad del semen. Es decir, los triunfadores de las batallas poseen espermatozoides con mejor genética.

Ciervos y estructura de las astas.

Astas de ciervo cubiertas de tejido aterciopelado.

Pelaje

La estructura del pelo de los ciervos es la misma que la de otros mamíferos terrestres. El pelaje está constituido por varias capas que varían en grosor de acuerdo al tipo de cérvido. Individuos que habitan en lugares fríos tienen una mayor abundancia que los ejemplares tropicales. Como muestra de esto, tenemos al caribú, quien posee pelo sobre la nariz, siendo el único con esta característica.

Coloración

La coloración del pelaje es resultado de procesos fisiológicos y bioquímicos controlados genéticamente. El color de los ciervos puede presentar varias tonalidades de marrón, que van del claro, pasando por el  marrón rojizo hasta llegar al oscuro, el cual llega a lucir casi negro. Hay ciervos con pelaje blanco que no necesariamente se relaciona al albinismo, así como también adultos oscuros por melanismo.

Extremidades

Poseen patas fuertes que responden correctamente al transitar a toda velocidad sobre espacios empedrados o llenos de vegetación. También son muy útiles cuando se trata de impulsar el cuerpo dentro del agua al intentar cruzar de un extremo a otro.

Pertenecen a los ungulados; es decir, a aquellos animales terrestres que tienen casco o pezuña. A su vez, forman parte del orden de los artiodáctilos, lo que significa que el término de sus extremidades se dividen en un número par de dedos, de los cuales apoyan en el suelo por lo menos dos.

Los ciervos están equipados con glándulas odoríferas esenciales para su comunicación y socialización.

Medidas corporales

Los ciervos abarcan un amplio rango de medidas y pesos. La especie de menor tamaño es el pudú, siendo su subespecie del norte la más pequeña de todos los cérvidos del mundo. Estos miden apenas de 32 a 35 cm de alto y pesan máximo 6 kilos. Sus astas miden solamente 6 cm.

Medidas corporales de los ciervos.

Anatomía de un ciervo rojo macho.

Una especie de tamaño medio podría ser el venado o ciervo cola blanca, quien registra una longitud corporal de 2.4 m como máximo y un peso que oscila entre 60 y 130 kg.

El ciervo rojo es un ejemplar de 240 kg en los machos y hasta 2.50 m de longitud de la nariz a la cola. Sin duda es grande y robusto, pero no llega a alcanzar las medidas del gran alce, el cérvido vivo de mayor tamaño. Tan solo de altura ha llegado a registrar 2.1 m y de longitud corporal poco más de 3 metros. El peso es algo increíble, pues algunos individuos masculinos poseen una robusta anatomía de hasta 700 kg.

Glándulas odoríferas

Los ciervos están equipados con glándulas odoríferas esenciales para su comunicación y socialización. A continuación se mencionarán los nombres y su localización.

Características anatómicas de los ciervos

Glándulas preorbitales de un muntíaco.

Preorbital: a un costado de cada ojo; en el extremo que está más cercano a la nariz.

Metatarsal: como su nombre lo indica, localizado en el metatarso del animal.

Tarsal: ubicado a la altura del tarso.

Interdigital: encontrado debajo de cada pata entre los dedos.

Frente: entre las astas y los ojos.

Nasal: en el interior de las fosas nasales.