Ciervo Rojo

Ciervo Rojo

Ciervo Rojo

Cervus elaphus

El ciervo rojo o europeo es un animal elegante, esbelto y muy hermoso. Pertenecen a la subfamilia Cervinae y al género Cervus. Cuentan con varias subespecies.

Anatomía

Los machos son más grandes y vistosos que las hembras por la posesión de astas de hasta un metro de ancho.

Se les llama ciervos rojos por el pelaje rojizo que cubre su cuerpo, sobre todo durante la estación veraniega. El resto del año lucen de tonos marrones, pero parte del cuello y rostro reflejan pelaje grisáceo. En partes como la entrepierna, la zona ventral, la parte interna de las extremidades y las orejas, exhiben un color blanco o crema.

Pueden colocarse en dos patas, ya sea para alcanzar ramas altas y poder alimentarse o para mostrar dominio ante otros individuos, algo que demuestra que sus músculos traseros son muy fuertes. Tienen una cola corta y cubierta de esponjoso pelaje.

Los machos son 10% más grandes que las hembras y llegan a pesar el doble.

Generalmente los machos son 10% más grandes que las hembras y llegan a pesar el doble. Los miembros masculinos miden de 1.75 a 2.50 m de longitud de la nariz a la cola y pesan de 160 a 240 kg. Las hembras son de 1.60 a 2.10 m de largo y pesan de 120 a 170 kg. La altura varía también de acuerdo al sexo y a la residencia, siendo de 95 cm a 1.30 m.

Aparte del tamaño, otra forma de dimorfismo sexual en esta especie es la presencia de cornamenta ósea solamente en los machos. Esta pesa de uno a cinco kilos y mide de 70 cm a 1.15 m de largo. Lo más sorprendente es que pueden crecer 2.5 cm cada día.

Distribución y hábitat

El ciervo rojo tiene una amplia extensión que abarca desde Europa hasta Asia Central y el  norte de África. Ocupa gran extensión de América pero ahora solo se limita al sur de Canadá y al oeste de los Estados Unidos. Habita algunas islas como las británicas y Cerdeña.

Algunos países con su presencia son: Austria, Alemania, Bélgica, Bulgaria, China, Lituania, Luxemburgo, Mongolia, Eslovenia, Polonia, Turquía, Ucrania, Reino Unido, Pakistán, Noruega, entre otros.

Características del ciervo rojo

Ciervo rojo macho en su hábitat natural – Cervus elaphus

Está extinto de 8 países que antes poblaba, entre ellos Albania, México y Líbano. Pequeñas poblaciones fueron reintroducidas en Grecia, Marruecos y Kazajstán e introducidas en Australia, Nueva Zelanda, Portugal y Argentina.

Habita desde el nivel del mar hasta 2,500 m de altitud. Su entorno está conformado por bosques abiertos de hoja caduca, zonas montañosas, pastizales, praderas, bosques y prados alpinos. Los arbustos y árboles que abundan a su alrededor lo ayudan a no ser percibido con tanta facilidad por los depredadores.

Comportamiento

No son animales agresivos con otro tipo de fauna, incluso, dejan que las grajillas occidentales (Corvus monedula) reposen sobre su cuerpo y se alimenten tranquilamente de las garrapatas incrustadas en la piel. También comparten ciertos territorios con el venado cola blanca (Odocoileus virginianus) de una manera pacífica.

El olfato, audición y visión de los ciervos rojos están muy bien desarrollados.

Son sociales entre sí y conviven en grupos que van desde algunos cuantos miembros ¡hasta 400 de ellos! todos ellos regidos por el matriarcado, pero también suelen separarse por grupos de acuerdo al sexo, o bien, formando harenes temporales con varias hembras y un solo macho. Realizan migraciones hacia zonas más altas durante el verano y migran a zonas bajas durante el invierno.

La territorialidad solo se presenta con los machos en las temporadas de reproducción, donde la agresividad aumenta y entre ellos tienen que enfrentarse para denominar al ganador que tendrá acceso a la hembra.

El olfato, audición y visión de los ciervos rojos están muy bien desarrollados y juegan un papel muy importante dentro de la comunicación. Las investigaciones señalan que son los más ruidosos de todos los cérvidos del mundo, pues emiten a gran volumen chillidos, gruñidos y rugidos.

Alimentación

Su dieta incluye hierbas, juncias y vegetación leñosa como el arce rojo y el zumaque; también dientes de león, tréboles, áster y algunas veces hongos.

Son seres rumiantes y como tal, regurgitan su comida y la reingieren para un mejor proceso de digestión.

Información sobre el ciervo europeo

Ciervo rojo en alerta

Reproducción

El proceso reproductivo da inicio con las batallas entre los machos, quienes compiten empujándose con sus astas de una manera violenta. Por lo regular uno se rinde y es perseguido por el ganador durante unos segundos hasta que logra expulsarlo del territorio, pero otras veces el enfrentamiento concluye con lesiones graves o la muerte de alguno de ellos.

La gestación tiene una duración entre 240 y 262 días.

Después de tal evento viene el apareamiento, que se produce entre finales de septiembre y noviembre. La gestación tiene una duración entre 240 y 262 días y  regularmente nace una cría, aunque se dan casos de gemelos.

Los pequeños cervatillos nacen de apenas 15 kg de peso, cubiertos de manchas claras en la espalda y con falta de coordinación en sus movimientos, algo que superan en poco tiempo.

Los miembros masculinos alcanzan la madurez sexual a los 16 meses pero no se aparean hasta tener el tamaño conveniente para enfrentarse a los candidatos maduros.

Se estima que pueden vivir más de 20 años sin disturbios, pero sus poblaciones están siendo afectadas por la caza furtiva, por lo que cada vez es más reducida su expectativa de vida. Las hembras son las que tienen oportunidad de vivir más tiempo debido a que no realizan peligrosas batallas como los machos.

Amenazas

Estado de conservación: Preocupación Menor.

Entre sus enemigos naturales más comunes tenemos al oso pardo (Ursus arctos), al oso negro americano (Ursus americanus), el puma (Puma concolor), lince (Lynx rufus), lobo gris (Canis lupus) y el coyote (Canis latrans).

Se encuentran en la categoría de “Preocupación Menor” (Least Concern, LC) pero la caza para la obtención de sus cuernos, piel, carne y órganos, así como la pérdida de su hábitat por las actividades agrícolas y la urbanización, los mantiene en peligro latente.