Comunicación del Ciervo

Comunicación del Ciervo

Comunicación del Ciervo

Comunicación del ciervo

Parecen tranquilos y muy reservados, pero los ciervos emplean diversas formas de comunicación que en ocasiones puede pasar desapercibida. El entendimiento se da para los contactos sociales, la reproducción, las interacciones entre madre y cría, así como para el encuentro con depredadores.

Vocalizaciones

Las vocalizaciones son empleadas en casos especiales. No veremos a ciervos emitiendo sonidos durante todo el día o ante cualquier circunstancia. Es en la etapa reproductiva donde comúnmente podemos escuchar los intensos y repetidos sonidos de los machos atrayendo a las hembras, pero también el peligro, el dominio o las necesidades básicas son razones para hacerse notar.

  • Señales de alarma

Las repetidas y fuertes exhalaciones a través de los orificios nasales son empleadas en caso de peligro a una determinada distancia.

Los balidos son utilizados por los ciervos que se encuentran en problemas o han sido heridos.

Los bufidos son cortos y fuertes, algo que algunas veces puede hacer que un depredador cercano huya. Estas formas de comunicación se observan en varios tipos de ciervos y en cualquier estación del año.

Los balidos son utilizados por los ciervos que se encuentran en problemas, por ejemplo, heridos, corneados, o bien, asustados por la presencia de algo. Los cervatillos utilizan balidos para llamar a la madre en caso de que estén desprotegidos ante un depredador.

Vocalizaciones de los ciervos

Macho dominante vocalizando

  • Llamados agresivos

El leve ronquido es para los individuos dominantes que desean establecer o mantener su alta jerarquía social e imponerse ante quienes intenten sustituirlo.

Un resoplido ronco es realizado por machos dominantes en temporada de apareamiento y ocasionalmente por hembras dominantes. Se trata de un bajo gruñido que viene acompañado por un bufido, lo cual significa una amenaza directa a los otros miembros subordinados. Estos sonidos son comunes poco antes de iniciar batallas de cornamentas o de cuerpo a cuerpo.

  • Cuidados maternales

El gruñido maternal, aunque se escuche agresivo, es un llamado suave y bajo para cortas distancias. Sirve para indicar al cervatillo que puede salir de su escondite y para mantener controlado el movimiento de las crías.

Los recién nacidos y los jóvenes en desarrollo también tienen sus propios llamados cuando necesitan de su madre. Vocalizaciones agudas son emitidas cuando sienten hambre y deben ser atendidos. Si el simple tono agudo no resulta, vienen quejidos similares pero más fuertes, incrementando la intensidad a la par con la necesidad de alimento.

Lenguaje corporal

Las posturas corporales son indicadores de información específica. Un macho dominante por lo general camina con su cabeza elevada luciendo su bella cornamenta. Su cuerpo se mantiene firme y los pelos de su pelaje erectos, con el objetivo de verse más sano y grande.

El venado cola blanca, por poner un ejemplo, coloca su cola en forma vertical cuando huye a toda prisa ante un peligro, dejando ver su área de pelaje blanco como señal de alerta para sus demás compañeros. Con ello todos pueden tener un cierto tiempo de ventaja para correr.

Las batallas entre machos podrían clasificarse como comportamientos, pero también son una forma de lenguaje corporal.

Las batallas entre machos podrían clasificarse como comportamientos, pero también son una forma de lenguaje corporal, pues con sus movimientos dan a entender que están listos para iniciar el choque de astas.

Las orejas hacia delante, las patas delanteras rígidas o una pata doblada sin tocar el suelo (como suelen hacer los perros de caza cuando se concentran) y el cuerpo inmóvil con la mirada hacia un punto intentando encontrar el origen del sonido distractor, son posturas comunes de los ciervos. Cualquier sonido extraño que sea detectado por su sensible sistema auditivo es sinónimo de alerta.

Los cervatillos son tan juguetones como cualquier otra cría de animal o niño humano tratando de conocer su entorno y las funciones de sus partes corporales. En caso de un encuentro entre dos o varios pequeños ciervos, el inicio de saltos, lengüetazos, y suaves empujones y patadas, son muestras normales de comportamientos que desarrollan sus sentidos.

Comunicación grupal en los ciervos

Ciervo canadiense macho atrayendo a un grupo de hembras.

Señales químicas

Tal vez la forma comunicativa más sorprendente sea la que reparten en el aire y en los elementos que comprenden su entorno, como árboles, rocas o vegetación. Estamos hablando de las señales olfativas.

Con las marcas de olor logran identificar miembros familiares y localizar parejas sexuales.

Las glándulas de olor permiten la producción de efectivas sustancias químicas para la comunicación. Patas, ojos y nariz poseen glándulas odoríferas que funcionan eficazmente para el entendimiento entre individuos. Las secreciones expulsadas pueden describir el estatus social de un ciervo, así como su condición reproductiva y su salud en general. La orina, las secreciones vaginales y posiblemente la saliva, también contienen cierta cantidad de información. Con las marcas de olor dejadas a su alrededor logran identificar miembros familiares y localizar a candidatos para parejas sexuales.

Nombre y ubicación de las glándulas.

Preorbital: a un costado de cada ojo; en el extremo que está más cercano a la nariz.

Metatarsal: como su nombre lo indica, localizado en el metatarso del animal.

Tarsal: ubicado a la altura del tarso.

Interdigital: encontrado debajo de cada pata entre los dedos.

Frente: entre las astas y los ojos.

Nasal: en el interior de las fosas nasales.